El 17 de noviembre se organiza el evento Great American Smokeout®

American Cancer Society adoptó Great American Smokeout® y lo convirtió en un evento anual en el que se alienta a los fumadores a dejar el hábito de fumar. Al abandonar el hábito, incluso por un día, estará dando un paso importante hacia un estilo de vida más saludable; es decir, uno que lo conduzca a reducir el riesgo de cáncer. El 17 de noviembre, participe del evento Great American Smokeout de American Cancer Society.

¿Cuáles son los beneficios inmediatos de dejar de fumar?

Dejar de fumar tabaco tiene algunas recompensas que usted notará de inmediato. ¡De inmediato comenzará a ahorrar dinero! Use la calculadora de smokefree.gov para determinar cuánto dinero ahorrará al dejar los cigarrillos. También puede notar estos beneficios:

  • La comida tiene un mejor sabor.
  • Su sentido del olfato vuelve a ser normal.
  • Su aliento, su cabello y su ropa huelen mejor.
  • Sus dientes y uñas dejan de ponerse amarillos.
  • Las actividades cotidianas no lo dejan sin aliento (por ejemplo, subir escaleras o tareas leves del hogar).
  • Puede permanecer en lugares libres de humo sin tener que salir a fumar.

Dejar de fumar también detiene los efectos nocivos que el tabaco tiene sobre su apariencia, que incluyen las arrugas en la piel, la gingivitis y la pérdida de dientes.

¿Cuáles son los beneficios a largo plazo de dejar fumar?

Nunca es tarde para dejar el tabaco. Cuánto antes lo deje, más posibilidades tiene de reducir los riesgos de enfermedades, incluyendo el cáncer. Luego de fumar su último cigarrillo, su cuerpo comienza inmediatamente el proceso de recuperación, el cual se extiende a largo plazo:

  • 20 minutos después de dejar de fumar: la frecuencia cardíaca y la presión sanguínea se reducen.
  • 12 horas después de dejar de fumar: el nivel de monóxido de carbono en su cuerpo se normaliza.
  • 2 semanas a 3 meses después de dejar de fumar: mejora la circulación y aumenta la función pulmonar.
  • 1 a 9 meses después de dejar de fumar: disminuyen la tos y la falta de aire. Las diminutas estructuras que expulsan el moco de los pulmones (llamadas cilia) comienzan a recuperar su función en los pulmones, aumentan su capacidad de control del moco, limpian los pulmones y reducen el riesgo de infección.
  • 1 año después de dejar de fumar: el riesgo de tener una enfermedad cardíaca se reduce a la mitad comparado con una persona que aún sigue fumando. El riesgo de ataque cardíaco se reduce drásticamente.
  • 5 años después de dejar de fumar: el riesgo de tener cáncer de boca, garganta, esófago y vejiga se reduce a la mitad. El riesgo de cáncer cervical se equipara al de una persona que no fuma. Su riesgo de derrame cerebral puede reducirse al de una persona que no fuma luego de 2 a 5 años.
  • 10 años después de dejar de fumar: su riesgo de morir por un cáncer de pulmón se reduce a la mitad del de una persona que aún fuma. Su riesgo de tener cáncer de laringe (órgano de fonación) y páncreas disminuye.
  • 15 años después de dejar de fumar: su riesgo de una enfermedad cardíaca es el mismo que el de una persona que no fuma.

¿Está listo para recibir ayuda?

Si fuma estamos aquí para ayudarlo a dejar. Nuestro Programa para dejar de fumar PATH Libre de Tabaco está disponible para usted sin costo adicional y está diseñado para brindarle apoyo mientras intenta dejar de fumar de manera definitiva.

Para unirse a este programa*, los residentes del estado de New York deben llamar al 1-866-NY-QUITS (1-866-697-8487) y quienes no residen en el estado de New York deben llamar al 1-877-500-2393, de lunes a viernes de 8 a. m. a 9 p. m., los sábados de 9 a. m. a 7 p. m. y los domingos de 9 a 5 p. m. Los usuarios de TTY/TDD deben llamar al 711.

*GHI NY City PPO (miembros activos y jubilados) deberían llamar a la línea telefónica gratuita nacional para dejar de fumar al 1-800-QUIT-NOW (1-800-784-8669).

También puede buscar ayuda aquí:

_______
Fuente:
Asociación Americana del Corazón