Información para ayudarlo a empezar

Nuestro programa Healthy Beginnings PATH la conecta con información de salud importante para que pueda tomar decisiones saludables durante el embarazo y luego del nacimiento de su bebé. Llame al programa Healthy Beginnings PATH en cuanto sepa que está embarazada.

Hay mucho por aprender sobre el embarazo, el parto y el cuidado de su bebé después de nacer. Aquí encontrará información importante para ayudarlo a comenzar:

Coma alimentos saludables | Vacuna contra la gripe | Cuidado dental durante el embarazo | Deje de fumar
Envenenamiento por plomo | Pruebas de VIH y clamidia | Parto prematuro
Depresión durante el embarazo | Comunique su voluntad | Parto adelantado opcional
Lactancia | VIH y el Programa de Detección en Recién Nacidos | Mantenga su bebé a salvo

Coma alimentos saludables

Es importante para su salud y la de su bebé que usted se alimente bien durante el embarazo. Su bebé necesita ciertos nutrientes y vitaminas para crecer fuerte. Y usted debe ingerir alimentos saludables para que tanto usted como su bebé reciban esos nutrientes.

Si no puede pagar la comida que usted necesita para comer de manera saludable, debe contactar al Programa Especial de Nutrición Suplementaria para Mujeres, Infantes y Niños (WIC) para recibir ayuda. Le proveerán con recursos alimenticios e información sobre comer bien y alimentar a su recién nacido. Para encontrar un centro del WIC cerca de usted, llame al 1-800-522-5006.

Vacuna contra la gripe

La temporada de gripe en el área de Nueva York dura de octubre a abril. Los CDC recomiendan que las mujeres embarazadas se vacunen durante la temporada de gripe. Pregúntele a su médico si la vacuna de la gripe es apropiada para usted.

Cuidado dental durante el embarazo

Las embarazadas son más propensas a caries y gingivitis. El cuidado dental durante el embarazo no sólo es seguro sino también muy importante para su salud y la salud de su bebé. Puede visitar a su dentista para el cuidado de la salud bucal en cualquier momento durante el embarazo, pero el mejor momento es entre la semana 14 y la semana 20.

Es seguro recibir rayos X durante el embarazo, incluso durante los tres primeros meses, siempre y cuando el chaleco de plomo cubra el abdomen. Hay evidencia que demuestra que los niños reciben la bacteria que causa caries de sus madres. Mejorar la salud de su boca también mejorará la salud dental de su niño.

Aquí hay algunos consejos que usted puede hacer para mejorar su salud dental:

  • Cepille sus dientes dos veces al día con pasta de dientes y use hilo dental todos los días.
  • Beba agua o leche descremada y evite las sodas azucaradas.
  • Coma frutas en vez de beber jugo para satisfacer sus requisitos diarios de fruta.
  • Ingiera alimentos dulces sólo con las comidas.
  • Visite a su dentista para un chequeo a comienzos de su embarazo y reciba cualquier tratamiento necesario. Si su dentista no está cómodo examinándola o tratándola durante el embarazo, pídale que se ponga en contacto con su médico para analizar las opciones de tratamiento.

También puede mejorar la salud dental de sus hijos siguiendo estas sugerencias:

  • Utilice un paño suave para limpiar los dientes y encías de su bebé después de comer.
  • Observe a sus niños cepillarse los dientes y aconséjeles cómo cepillarse mejor.
  • No acueste al niño con un biberón o vasito entrenador a menos que contenga agua.
  • Limite los alimentos azucarados sólo a las comidas principales.
  • No ponga la cuchara, el chupón o el juguete de su hijo en su boca para luego dárselo.
  • Lleve a su hijo al dentista por primera vez entre los 6 y 12 meses de edad.

Si usted cuenta con beneficios dentales como parte de la cobertura de su plan de salud, llame al número de teléfono de Servicio al cliente en el reverso de su tarjeta de identificación para encontrar un dentista en su área. Los miembros de Medicaid, Family Health Plus y Child Health Plus pueden comunicarse con Healthplex al
1-800-468-9868. Si no cuenta con cobertura dental en su plan, puede encontrar un dentista preguntándole a su familia o amigos. Si vive en la Ciudad de Nueva York, llame al 311 para encontrar un dentista cerca de usted.

Deje de fumar

Si usted fuma, dejar de hacerlo es una de las mejoras formas de mejorar su salud y darle a su bebé un comienzo saludable. Cuando usted deja de fumar, su bebé también se beneficia. Aquí le decimos cómo:

  • Su bebé necesita oxígeno para desarrollarse correctamente. Cuando usted deja de fumar, su bebé recibe más oxígeno y menos toxinas.
  • Reducirá las posibilidades de aborto natural o muerte fetal.
  • Reducirá las posibilidades de parto prematuro o de tener un bebé con bajo peso.
  • Reducirá la posibilidad de que su bebé desarrolle problemas respiratorios, asma e infecciones del oído luego del nacimiento.

Hay muchas razones para dejar de fumar. Si no lo hace por usted, hágalo por su bebé. Si necesita ayuda para dejar de fumar, llame al
1-866-NY-QUITS (1-866-697-8487) o hable con su médico.

Recuerde: Las mujeres embarazadas o mamás en período de lactancia deben consultar con su médico o partera antes de usar terapias de reemplazo de la nicotina como goma de mascar, caramelos o parches de nicotina.

[ arriba ]

Envenenamiento por plomo

¿Qué es el envenenamiento por plomo?
El plomo es venenoso. Si entra en su cuerpo, puede causarles daño a usted y a su bebé. Cuando entra en el cuerpo, generalmente a través de la boca o la nariz, viaja a través del torrente sanguíneo y se acumula en los tejidos blandos del cuerpo como el hígado, los riñones y el cerebro.

¿Qué causa envenenamiento por plomo?
El envenenamiento por plomo es generalmente el resultado de la exposición a pequeñas cantidades de plomo durante meses o años en su hogar, en el trabajo o en guarderías. La fuente de exposición más común es el polvo de pintura vieja a base de plomo.

¿Están usted y su bebé nonato en riesgo?
Una mujer embarazada que tiene plomo en su cuerpo puede exponer a su bebé. El plomo en el útero de la madre pasa a través de la placenta y puede llegar a los huesos, el cerebro y otros órganos del bebé. Si usted se expone al plomo durante el embarazo, corre mayor riesgo de tener un bebé prematuro, un aborto espontáneo o muerte fetal. También tiene más posibilidades de tener un bebé de bajo peso.

¿Qué puedo hacer para proteger a mi bebé nonato?

  • Hable con su médico sobre envenenamiento por plomo.
  • Considere hacerse una prueba para medir los niveles de plomo en la sangre.
  • Manténgase alejada de lugares dónde haya productos que contengan plomo, como pintura vieja, que se estén removiendo o dónde la pintura se esté descascarando de paredes u otras superficies.

Para obtener más información, visite los siguientes sitios web:

Pruebas de VIH y clamidia

Durante el embarazo, su médico le recomendará una serie de exámenes para asegurar su salud y la de su bebé, incluyendo pruebas de VIH y clamidia. Ambas condiciones pueden ser transmitidas al recién nacido. Su médico le aclarará cualquier duda sobre estos exámenes.

La clamidia es una enfermedad de transmisión sexual (ETS) que puede ser asintomática, pero puede infectar sus órganos sexuales y causar infecciones oculares y neumonía en su bebé. Puede ser detectada mediante un simple examen de orina. Si el resultado es positivo, puede ser tratada durante el embarazo.

VIH es el virus que causa SIDA. El virus del VIH ataca su sistema inmunológico. Se contagia al tener sexo sin protección y al compartir agujas. Puede transmitirse al bebé durante el embarazo, el parto o la lactancia.

Es importante que usted sepa si es VIH positivo al comienzo del embarazo. Si usted es positivo, debe comenzar un tratamiento de inmediato. Este tratamiento puede ayudar a mejorar su salud y a evitar el contagio del bebé.

Se le recomienda hacer la prueba del VIH en cuanto se entere de su embarazo. Si el resultado es negativo, debe realizarse la prueba nuevamente entre las 34 y 36 semanas de gestación. Su médico hablará con usted sobre el VIH antes y después de realizar la prueba.

Parto prematuro

Aunque los embarazos generalmente duran 40 semanas, algunas mujeres tienen partos prematuros, es decir, partos que comienzan tres o más semanas antes de la fecha estimada del parto (antes de las 37 semanas de gestación). Un parto prematuro puede hacer que su bebé nazca demasiado pronto. Los bebés prematuros pueden:

  • Tener problemas al respirar, alimentarse y al mantener la temperatura.
  • Contraer más infecciones que otros bebés.
  • Necesitar cuidado hospitalario especial en una Unidad de Cuidado Intensivo Neonatal (UCIN).
  • Tener que permanecer en el hospital luego de que sus madres se han ido a casa.
  • Tener problemas de salud a largo plazo relacionados con la respiración, la visión, el caminar y el aprendizaje.
  • No tener la fortaleza suficiente para sobrevivir, especialmente si son muy prematuros.

No siempre es fácil reconocer que va a tener un parto prematuro. Muchos de los signos parecen ser síntomas normales típicos de la segunda mitad del embarazo. Los signos importantes a los que debe prestarle atención, especialmente si son nuevos o se sienten diferente, son:

  • Flujo repentino o un goteo constante de la vagina.
  • Sangrado vaginal.
  • Contracciones (rigidez) del útero con o sin dolor.
  • Calambres similares a los que se sufren durante la menstruación.
  • Dolor intenso y constante en el abdomen.
  • Dolor de espalda mínimo, leve o constante.
  • Presión pélvica; sentirse llena o pesada.
  • Aumento o cambio en las secreciones vaginales.

Asusta tener signos de parto prematuro y pensar que su bebé puede nacer antes. A veces, las mujeres temen estar equivocadas o no quieren "molestar" a nadie en el hospital o a su médico. ¡Escuche a su cuerpo!

Si algo se siente diferente o "no del todo bien", contacte a su médico, partera u hospital de inmediato. Siga sus instrucciones y si le ordenan que vaya al hospital, pídale a un familiar, vecino o amigo que la lleve. ¡No vaya sola! En una urgencia, llame al 911 para recibir asistencia.

Depresión durante el embarazo

Escuchamos muchas cosas sobre la depresión posparto (después del nacimiento), pero la depresión puede aparecer en cualquier momento durante o después del embarazo. Si usted piensa que está sufriendo depresión, llame a su médico o a nuestro departamento de Salud mental y abuso de sustancias al número de teléfono en el reverso de su tarjeta de ID del plan de salud.

Algunos signos de depresión son:

  • Llanto o tristeza sin razón.
  • Incapacidad de comenzar o completar tareas habituales.
  • Preocupación constante sobre la salud del bebé.
  • Incapacidad de cuidarse a usted mismo o a su familia.
  • Ansiedad o ataques de pánico.
  • Temor o pensamientos de que podría lastimarse usted misma o lastimar a otros.

Recuerde, la depresión es una enfermedad que puede ser tratada si usted pide ayuda. No espere. Si tiene síntomas, ¡pida ayuda hoy!

Comunique su voluntad

Nos gustaría brindarle información importante para ayudarle a prepararse para un afección de salud que pueda cambiarle la vida, en caso de que ocurra. Los tres documentos descritos a continuación pueden ayudar a su familia, amigos cercanos y médicos a conocer su voluntad en caso de que usted se enferme o lesione y no pueda comunicarse.* Complete estos documentos mientras se encuentra bien y manténgalos actualizados.

  • Poder de representación en cuestiones de cuidado de la salud: Es un poder de representación en cuestiones de cuidado de la salud que le permite nombrar a un familiar o amigo cercano para que tome decisiones de cuidado de salud por usted en caso de que usted no pueda hacer saber su voluntad.
  • Declaración de voluntad anticipada: Una declaración de voluntad anticipada ayuda a definir qué recursos utilizar para salvar su vida, o si usted desearía limitar o detener el tratamiento en caso de que su condición sea irreversible.
  • Poder notarial: Un poder notarial le permite autorizar a otra persona, generalmente un familiar, para actuar en su nombre. Esta persona puede lidiar con varias cuestiones financieras y de bienes inmuebles en su nombre, desde utilizar su cuenta bancaria hasta comprar y vender inmuebles.

    Existen varios tipos de poderes notariales. Hable con un abogado antes de llenar cualquiera de estos documentos para asegurar que su voluntad está manifestada correctamente.

* Las leyes federales y de Nueva York le dan a cada adulto capaz, mayor de 18 años, el derecho a elegir su cuidado de la salud, incluyendo el derecho a decidir qué cuidado o tratamiento médico aceptar, rechazar o detener.

Parto adelantado opcional

Un embarazo suele durar 40 semanas. Los bebés y las mamás necesitan este tiempo para crecer y prepararse para el parto. Los bebés que nacen en la semana 37 o 38 de gestación son más propensos a tener problemas respiratorios, bajo nivel de azúcar en la sangre e infecciones que aquellos bebés que nacen en la semana 39 o 40.

Puede llegar a sentirse impaciente durante las últimas semanas de su embarazo. Quiere ver y tener a su bebé en sus brazos, y ya está cansada de estar embarazada. Pero su bebé aún está creciendo dentro de usted. Y su cuerpo se está preparando para dar a luz. Por lo tanto, trate de no pedirle a su médico o comadrona adelantar su parto sin razones médicas.

Pórtese bien con usted y con su bebé durante estas últimas semanas. Descanse y cuídese y deje que la naturaleza siga su curso. En algunos casos, su médico o comadrona podrían adelantar su parto para proteger su salud o la de su bebé. Su médico o comadrona hablarán con usted si esto es necesario.

Lactancia

EmblemHealth y el Departamento de Salud del Estado de New York alientan a todas las mujeres a alimentar a sus infantes solamente con leche materna durante al menos los seis primeros meses de vida.

Algunas mujeres dudan sobre la lactancia hasta que aprenden lo fácil y natural que puede ser. Sólo piénselo, no hay que preparar la leche. La leche materna tiene también anticuerpos que pueden prevenir que su bebé se enferme.

Para ayudarla a sentirse más cómoda con la lactancia, aquí hay algunos consejos:

  • Lea un libro o mire un DVD sobre lactancia.
  • Tome una clase sobre lactancia. Obtenga una lista de clases de su médico, comadrona o centro de preparación para el parto en el hospital donde tendrá a su bebé. También hay clases disponibles en los centros del WIC. Estas clases son gratis para los miembros de HIP Medicaid, Family Health Plus y Child Health Plus.
  • Luego de dar a luz a su bebé, pida que un especialista en lactancia, un miembro del hospital especialmente capacitado, le ayude a comenzar a amamantar.
  • Amamante en la sala de parto o recuperación tan pronto sea posible luego de haber dado a luz.
  • Amamante con frecuencia; cuanto más el bebé "vacíe" sus senos, más leche se generará para futuras tomas. Sus senos nunca están completamente vacíos, siempre están produciendo más leche.

Nota: Las mujeres que son VIH positivo no deben amamantar, ya que pueden transmitirle el virus a su bebé.

VIH y el Programa de Detección en Recién Nacidos

El estado de New York requiere que a todos los recién nacidos se les haga una prueba de VIH y otros trastornos a través del Programa de evaluación del recién nacido. Esta prueba es gratis.

Algunas de las condiciones que se examinan pueden afectar el desarrollo físico y mental de un recién nacido a una edad temprana. El tratamiento temprano es muy importante para asegurar que su bebé tiene todas las opciones para desarrollarse al máximo.

Mientras está en el hospital, le extraerán a su bebé una pequeña cantidad de sangre del talón. Esta muestra de sangre será enviada al estado para ser analizada. Los resultados se enviarán a su pediatra. Asegúrese de discutir los resultados de estos exámenes en el primer control de su bebé.

A su bebé también le realizarán la prueba del VIH mientras está en el hospital. Los resultados de esta prueba le serán entregados a usted una vez que abandone el hospital y se informarán de manera confidencial al Departamento de Salud del estado y a su pediatra. Su pediatra es la mejor fuente de información sobre los resultados de este examen y puede ayudarla a decidir si se requiere tratamiento.

El Centro Wadsworth puede brindarle más información sobre el Programa de evaluación del recién nacido del estado de New York.

Para mayor información sobre VIH y SIDA, visite el Departamento de salud del estado de New York.

Mantenga su bebé a salvo

Cuando traiga su bebé a su casa, es importante crear un ambiente que promueva la seguridad y el bienestar. Aquí hay algunas precauciones que la ayudarán a tener su nuevo bebé a salvo:

  • Asegúrese de que su cuna cumple con los estándares de seguridad nacional y está en buenas condiciones. Debería tener certificación y sello de seguridad. Las cunas antiguas puede que no cumplan con las normas. Los listones de la cuna no deben estar separados más de 2 3/8 pulgadas, y el colchón debe ajustarse bien para prevenir la asfixia.
  • Asegúrese de no utilizar almohadas, ropa de cama suave o edredones cuando ponga a dormir al bebé. De acuerdo con la March of Dimes, su bebé debe dormir de espaldas en una cuna con un colchón firme y plano. Los bebés que duermen boca abajo corren mayor riesgo de sufrir síndrome de muerte súbita del lactante (SMSL).
  • Para proteger a su bebé contra lesiones y caídas, asegúrese que se utilizan puertas de seguridad para mantener a los niños alejados de las áreas peligrosas, especialmente de las escaleras.
  • Las cortinas venecianas y las mini no deben tener cuerdas continuas. Asegúrese que las persianas verticales, las persianas de cuerda continua y las cuerdas de las cortinas tengan abrazaderas que mantengan la cuerda bien ajustada para evitar la estrangulación.
  • Nunca deje a su bebé sólo en un cambiador, tope o cualquier otra superficie elevada. Es más, nunca dé la espalda. En sólo un instante, un bebé puede rodar por el tope y caerse. Trate de cambiar los pañales de su bebé en el piso. Ponga al bebé sobre un cambiador o una pequeña manta. De esta manera, tendrá mucho espacio y su bebé no podrá caerse.

Cuente con un asiento de seguridad para niños para llevar a su bebé a su casa. Asegúrese que el asiento cumple con las pautas de seguridad federales.

  • El asiento y el bebé deben estar de cara a la parte trasera del auto. Los asientos son más seguros cuando se los ubica mirando hacia atrás en el asiento trasero.
  • Llevar al bebé en el asiento delantero va en contra de la ley. Si su automóvil tiene air bag para el asiento delantero, es especialmente peligroso. El despliegue del air bag puede herir seriamente a su bebé.
  • Póngale un mameluco a su bebé para que el arnés del asiento pueda ir entre las piernas. Luego cubra al bebé con una manta.
  • Al instalar un asiento de seguridad para niños, siga las instrucciones en el manual del usuario de su automóvil y las instrucciones del asiento. Si necesita ayuda, hay estaciones de ajuste disponibles.

Visite el Departamento de Vehículos Motorizados del Estado de Nueva York para obtener más información. Puede obtener información adicional sobre el uso adecuado de los asientos de seguridad para niños a través de las siguientes organizaciones:

SafetyBeltSafe USA
Administración Nacional de Seguridad del Tráfico en las Carreteras
Safe Kids USA