Cuide a su bebé

Haga clic en los enlaces a continuación para informarse sobre lo que puede hacer para cuidar a su bebé.

Alimentar a su bebé y el programa WIC | Un bebé que llora – ¡No lo sacuda!
VIH y el Programa de Detección en Recién Nacidos | Mantenga su bebé a salvo
Mantenga a su hijo en un peso saludable | Exposición y prueba de plomo
Cuidado dental durante el embarazo | Prevención de la exposición al sol

Alimentar a su bebé y el programa WIC

Amamantar provee los nutrientes ideales y una experiencia de vinculación afectiva especial que muchas madres adoran. EmblemHealth y el Departamento de Salud del Estado de New York alientan a todas las mujeres a alimentar a sus infantes con nada más que con leche materna durante los seis primeros meses de vida, como mínimo. Algunos de los muchos beneficios de amamantar son:

  • Protección contra infecciones — Los anticuerpos transmitidos de una madre que amamanta a su bebé pueden reducir el riesgo de muchas afecciones, incluyendo infecciones auditivas, respiratorias, alergias y asma. La leche materna proporciona a los bebés inmunidad temporal a algunas enfermedades contagiosas, como la viruela, si la madre ya está inmune.
  • Nutrición y facilidad de digestión — La leche materna contiene todas las vitaminas y minerales que un recién nacido necesita y es fácil de digerir para su sistema digestivo inmaduro.
  • Gastos — ¡Amamantar es gratis! Todo lo que la mamá necesita hacer es comer bien y beber mucha agua. ¡No hay otros costos!

Si decide amamantar, su cuerpo sabrá producir leche porque estará amamantando a su bebé frecuentemente. Casi todas las mujeres producen leche suficiente, pero si no la utiliza, su cuerpo dejará de producirla. Contacte a su pediatra si tiene alguna duda o necesita apoyo. Si usted decide darle el biberón, deberá usar un buen sostén deportivo y no estimular sus senos cuando estén llenos de leche. Puede llevarle un día o dos, pero su cuerpo comprenderá que usted no va a utilizar la leche y dejará de producirla.

El Programa Especial de Nutrición Suplementaria para Mujeres, Infantes Y Niños (WIC) la asistirá con alimentos para usted y su bebé si lo necesita. El programa WIC proveerá nutrición a madres de infantes de hasta seis meses (12 meses si está amamantando) y a niños de hasta 5 años de edad. Los servicios están basados en sus ingresos.

Para encontrar la oficina del programa WIC más cercana y averiguar si califica, llame al 1-800-522-5006 o visite su sitio web. En la ciudad de New York, marque 311.

Un bebé que llora - ¡No lo sacuda!

El llanto es una forma natural de comunicación de los bebés y es parte de su desarrollo normal. El llanto puede ser estresante para los adultos, por eso es importante recordar que los períodos de llanto terminan.

Si su bebé llora, hay algunas cosas que puede hacer para calmarlo. Mediante prueba y error, aprenderá qué funciona mejor para su bebé. Asegúrese de decirles a los otros cuidadores de su bebé qué es lo que funciona, así ellos también podrán calmarlo. A continuación le damos algunos consejos:

  • Asegúrese de que su bebé no tenga mucho calor o frío, no tenga hambre, no necesite un cambio de pañales o no esté enfermo. Si usted piensa que su bebé está enfermo, llame a su pediatra.
  • Acurruque, balancee o acaricie gentilmente a su bebé.
  • Ponga música suave, cántele o háblele. Utilice una voz suave para calmar a su bebé.

Si no puede lidiar con el llanto de su bebé, tome un descanso. Ponga a su bebé en un lugar seguro como una cuna o corralito. Puede dedicar unos minutos a escuchar música, ejercitarse o hablar con un amigo para relajarse. Luego de unos minutos, intente calmarlo de nuevo. También puede hablar con su proveedor médico de cuidado de la salud para recibir consejos.

¡Nunca sacuda a su bebé!
Los músculos del cuello de su bebé no son lo suficientemente fuertes para controlar el movimiento de su cabeza. Estos músculos débiles hacen que su bebé sea muy vulnerable a lesiones si es sacudido y es por ello que siempre debe apoyar la cabeza de su bebé cuando lo tenga en sus brazos. Cuando un bebé es sacudido o tironeado, su cerebro se mueve dentro del cráneo. Esto causa contusiones y hemorragia en el cerebro que pueden resultar en ceguera, ataques, parálisis e incluso la muerte. A esto se lo denomina Síndrome del bebé sacudido.

Debe advertirle a todos los que estén con su bebé que no lo sacudan nunca. Si piensa que alguien ha sacudido a su bebé, llame al 911 de inmediato.

Para obtener más información sobre el síndrome del bebé sacudido, visite los siguientes sitios web:

VIH y el Programa de Detección en Recién Nacidos

El estado de New York requiere que a todos los recién nacidos se les haga una prueba de VIH y otros trastornos a través del Programa de detección del recién nacido. Esta prueba es gratis.

Algunas de las condiciones que se examinan pueden afectar el desarrollo físico y mental de un recién nacido a una edad temprana. El tratamiento temprano es muy importante para asegurar que su bebé tiene todas las opciones para desarrollarse al máximo.

Mientras está en el hospital, le extraerán a su bebé una pequeña cantidad de sangre del talón. Esta muestra de sangre será enviada al estado para que le realicen pruebas. Los resultados se enviarán al médico del bebé. Asegúrese de discutir los resultados de estos exámenes en el primer control de su bebé.

A su bebé también le realizarán la prueba del VIH mientras está en el hospital. Los resultados de esta prueba le serán entregados a usted una vez que abandone el hospital y se informarán de manera confidencial al Departamento de Salud del estado y al médico del bebé. El médico del bebé es la mejor fuente de información sobre los resultados de este examen y puede ayudarla a decidir si se requiere tratamiento.

El Centro Wadsworth puede brindarle más información sobre el Programa de detección del recién nacido del estado de Nueva York.

Para mayor información sobre VIH y SIDA, visite el Departamento de salud del estado de Nueva York.

Mantenga su bebé a salvo

Cuando traiga su bebé a su casa, es importante crear un ambiente que promueva la seguridad y el bienestar. Aquí hay algunas precauciones que la ayudarán a tener su nuevo bebé a salvo:

  • Asegúrese de que su cuna cumple con los estándares de seguridad nacional y está en buenas condiciones. Debería tener certificación y sello de seguridad. Las cunas antiguas puede que no cumplan con las normas. Los listones de la cuna no deben estar separados más de 2 3/8 pulgadas, y el colchón debe ajustarse bien para prevenir la asfixia.
  • Asegúrese de no utilizar almohadas, ropa de cama suave o edredones cuando ponga a dormir al bebé. De acuerdo con la March of Dimes, su bebé debe dormir de espaldas en una cuna con un colchón firme y plano. Los bebés que duermen boca abajo corren mayor riesgo de sufrir síndrome de muerte súbita del lactante (SMSL).
  • Para proteger a su bebé contra lesiones y caídas, asegúrese que se utilizan puertas de seguridad para mantener a los niños alejados de las áreas peligrosas, especialmente de las escaleras.
  • Las cortinas venecianas y las mini no deben tener cuerdas continuas. Controle que las persianas verticales, las persianas de cuerda continua y las cuerdas de las cortinas tengan abrazaderas que mantengan la cuerda bien ajustada para prevenir la estrangulación.
  • Nunca deje a su bebé solo en un cambiador, tope o cualquier otra superficie con nivel elevado. Es más, nunca le dé la espalda. En sólo un instante, un bebé puede rodar por el tope y caerse. Intente cambiar los pañales de su bebé en el piso. Ponga al bebé sobre un cambiador o una pequeña manta. De esta manera, tendrá mucho espacio y su bebé no podrá caerse.

Cuente con un asiento de seguridad para niños para llevar a su bebé a su casa. Asegúrese que el asiento cumple con las pautas de seguridad federales.

  • El asiento y el bebé deben estar de cara a la parte trasera del auto. Los asientos son más seguros cuando se los ubica mirando hacia atrás en el asiento trasero.
  • Llevar al bebé en el asiento delantero va en contra de la ley. Si su automóvil tiene air bag para el asiento delantero, es especialmente peligroso. El despliegue del air bag puede provocar serias lesiones en su bebé.
  • Póngale un mameluco a su bebé para que el arnés del asiento pueda ir entre las piernas. Luego cubra al bebé con una manta.
  • Al instalar un asiento de seguridad para su hijo, siga las instrucciones en el manual del usuario de su automóvil y las instrucciones que vienen con el asiento. Si necesita ayuda, hay estaciones de ajuste disponibles.

Visite el Departamento de Vehículos Motorizados del Estado de Nueva York para obtener más información. Puede obtener información adicional sobre el uso adecuado de los asientos de seguridad para sus hijos a través de las siguientes organizaciones:

1 Tomado de la Comisión de Seguridad de Productos del Consumidor de EE. UU.

Mantenga a su hijo en un peso saludable

Los Centros para el Control y Prevención de las Enfermedades (CDC) informan que el 17 % de los niños en los Estados Unidos entre 2 y 19 años de edad son obesos.1 Hay varios factores que pueden aumentar el riesgo de sobrepeso en un niño. Estos incluyen:

  • Conductas: los alimentos ingeridos y el nivel de actividad física tienen un efecto directo en el peso de su hijo. Las preferencias personales, la cultura y el ingreso familiar afectan a la conducta.
  • Genética: la herencia puede afectar la forma en la que el cuerpo almacena la grasa y quema las calorías. Tener sobrepeso en la niñez o adolescencia puede afectar negativamente la salud en el futuro. Los niños con sobrepeso tienen más probabilidades de desarrollar problemas graves de salud y de ser adultos obesos.

Puede prevenir el sobrepeso en su hijo preparándole comidas saludables con las calorías necesarias para el crecimiento. Debe asegurarse de que su hijo es activo y debe tratar de reducir el tiempo que permanece sin hacer nada. Aquí hay otros consejos:

  • Amamantar a su recién nacido le ayudará a saber que su bebé está recibiendo los alimentos que necesita. Su bebé debería subir de peso de manera constante con cada visita a su médico y debe tener al menos seis cambios de pañales por día.
  • Ayude a su hijo a adquirir buenos hábitos alimenticios al servirle alimentos saludables como frutas, vegetales, productos lácteos descremados, carnes magras, aves, pescado y lentejas. Preste atención al tamaño de las porciones. También trate de que su hijo beba agua y limite las bebidas azucaradas.
  • Limite los bocadillos salados y ricos en calorías, con alto contenido de grasa o azúcar. En cambio, ofrézcale a su hijo frutas y vegetales cortados como bocadillos. Si comienza a hacer esto a una edad temprana, su hijo estará acostumbrado a ingerir estos alimentos a medida que crece. Además, ¡un bocadillo con alto contenido de grasa o azúcar de vez en cuando será realmente una sorpresa!
  • Intente que su hijo realice al menos 60 minutos de actividad todos los días. Esto puede incluir caminatas, jugar al escondite, saltar la cuica, practicar deportes, nadar y bailar. ¡Y la mejor parte es que usted puede realizar estas actividades con su hijo!
  • Los expertos no recomiendan que los niños menores de dos años miren televisión. A medida que su hijo crezca, el tiempo de reflexión es necesario para leer y para la tarea, pero el tiempo para mirar TV, video juegos y la Internet debe reducirse a menos de dos horas por día.

Al ayudar a su hijo a que desarrolle buenos hábitos desde el principio, lo ayudará a mantener un peso saludable y a tener una vida más sana.

Para obtener más información sobre el aumento de peso de su hijo, hable con su médico.

1 2007-2008 Encuesta Nacional de Examen de Salud y Nutrición (NHANES); www.cdc.gov/obesity/childhood

Exposición y prueba de plomo

El envenenamiento por plomo puede ser muy dañino para su bebé. Es generalmente el resultado de la exposición a pequeñas cantidades de plomo durante meses o años en su hogar, en el trabajo o en guarderías. La fuente de exposición más común para niños es el polvo de pintura vieja a base de plomo.

Si el plomo se introduce en su bebé, viaja a través del torrente sanguíneo y se acumula en los tejidos blandos del cuerpo como el hígado, los riñones y el cerebro. Si mucho plomo entra en el cuerpo de su hijo, puede causar:

  • Problemas de crecimiento y desarrollo
  • Problemas de audición
  • Anemia
  • Trastornos de conducta
  • Disfunción renal

Existen ciertos pasos que puede seguir para prevenir que su hijo se exponga al plomo:

  • Elimine las fuentes de plomo en y alrededor de su casa. Lave los juguetes de su hijo (especialmente los de dentición), repisas, marcos de puertas y pisos con un trapo o trapeador humedecido con agua tibia y jabón dos veces por semana.
  • Mantenga a los niños alejados de pintura descascarada o yeso roto.
  • Lave las manos de su hijo con frecuencia para eliminar cualquier residuo de plomo.
  • Utilice platos, cerámicas y vasos sin plomo.
  • Use agua fría, no caliente, para preparar la leche de fórmula y cocinar. Deje correr el agua fría por al menos un minuto antes de usarla para eliminar cualquier plomo que pueda salir de las tuberías.

Cuidado dental durante el embarazo

Las embarazadas tienen mayor riesgo de padecer caries y gingivitis. El cuidado dental durante el embarazo no sólo es seguro sino también muy importante para su salud y la salud de su bebé. Puede visitar a su dentista para el cuidado de la salud bucal en cualquier momento durante el embarazo, pero el mejor momento es entre la semana 14 y la semana 20.

Es seguro realizarse radiografías durante el embarazo, incluso durante los tres primeros meses, siempre y cuando el chaleco de plomo cubra el abdomen. Hay evidencia que demuestra que los niños reciben la bacteria que causa caries de sus madres. Mejorar la salud de su boca también mejorará la salud dental de su hijo.

Aquí hay algunos consejos que usted puede hacer para mejorar su salud dental:

  • Cepille sus dientes dos veces al día con pasta de dientes y use hilo dental todos los días.
  • Beba agua o leche descremada y evite las sodas azucaradas.
  • Coma frutas en vez de beber jugo para satisfacer sus requisitos diarios de fruta.
  • Ingiera alimentos dulces sólo con las comidas.
  • Visite a su dentista para un control a comienzos de su embarazo y reciba cualquier tratamiento necesario. Si su dentista no está cómodo examinándola o tratándola durante el embarazo, pídale que se ponga en contacto con su médico para analizar las opciones de tratamiento.

También puede mejorar la salud dental de sus hijos siguiendo estas sugerencias:

  • Utilice un paño suave para limpiar los dientes y encías de su bebé después de comer.
  • Observe a sus niños cepillarse los dientes y aconséjeles cómo cepillarse mejor.
  • No acueste a su hijo con un biberón o vasito entrenador a menos que contenga agua.
  • Limite los alimentos azucarados sólo a las comidas principales.
  • No ponga la cuchara, el chupón o el juguete de su hijo en su boca para luego dárselo.
  • Lleve a su hijo al dentista por primera vez entre los 6 y 12 meses de edad.

Si usted cuenta con beneficios dentales como parte de la cobertura de plan de salud, llame al número de teléfono de servicio de atención al cliente en el reverso de su tarjeta de identificación para encontrar un dentista en su área. Los miembros de Medicaid, Family Health Plus y Child Health Plus pueden comunicarse con Healthplex al
1-800-468-9868. Si no cuenta con cobertura dental en su plan, puede encontrar un dentista preguntándole a su familia o amigos. Si vive en la ciudad de Nueva York, llame al 311 para encontrar un dentista cerca de usted.

Prevención de la exposición al sol

El sol está más fuerte entre las 10 a. m. y las 4 p. m. en el hemisferio norte. Debe evitar exponerse usted y exponer a su hijo al sol por mucho tiempo durante estas horas. Si su hijo está jugando afuera en estas horas, asegúrese de aplicarle protector. El daño que provoca el sol es el resultado de la exposición diaria durante actividades de rutina, no sólo en la playa. Incluso en días nublados, los rayos UV viajan a través de las nubes y se reflejan en la arena, el agua e incluso en el concreto.

Mantenga a su familia protegida del sol mediante estos consejos de la Academia Americana de Pediatría (AAP):

Bebés menores de seis meses
Evitar la exposición al sol y vestir a los niños con pantalones largos ligeros, camisas de manga larga y sombreros con ala que protejan el cuello del sol siguen siendo las principales recomendaciones de la AAP para prevenir quemaduras de sol. Sin embargo, cuando no se tiene disponible la sombra y vestimenta adecuadas, los padres pueden aplicar una mínima cantidad de protector solar con un FPS (factor de protección solar) de no menos de 15 en el rostro y en la parte posterior de las manos del niño. Si un niño se quema con el sol, aplique compresas frías en el área afectada.

En niños pequeños
Aplique protector solar al menos 30 minutos antes de salir y utilícelo incluso en días nublados. El FPS debe ser de no menos de 15 y debe proteger contra los rayos UVA y UVB.

En niños más grandes

  • La primera y mejor protección contra el sol es cubrirse. Use un sombrero con un ala de tres pulgadas o una visera hacia adelante, gafas de sol (busque gafas que bloqueen un 99-100 % de los rayos ultravioletas) y prendas de algodón con trama cerrada.
  • Permanezca en la sombra cuando sea posible y limite la exposición al sol durante las horas de mayor intensidad (entre las 10 a. m. y las 4 p. m.).
  • Use un protector solar con un FPS de 15 o más alto. Asegúrese de aplicar suficiente protector solar, alrededor de una onza por sesión en un joven adulto.
  • Vuelva a aplicar protector solar cada dos horas o después de nadar o sudar.
  • Tenga mayor precaución cerca del agua, la nieve y la arena, ya que reflejan los rayos UV y pueden causar quemaduras más fácilmente.