Controle el colesterol en las fiestas

La temporada de fiestas se trata de la familia, los amigos y ¡la comida! Si bien es tentador degustar los alimentos con alto contenido graso que le esperan, es importante tener presente la ingesta de colesterol, en especial si le han diagnosticado colesterol alto.

El colesterol total está compuesto por el colesterol HDL ("bueno"), el colesterol LDL ("malo") y los triglicéridos. Si tiene colesterol alto, tendrá que bajar el nivel de colesterol "malo" y los triglicéridos, y aumentar el nivel de colesterol "bueno" para disminuir el riesgo de un ataque cardíaco o accidente cerebrovascular.

Si su médico le ha indicado que preste atención a lo que come por los niveles de colesterol altos, eso no quiere decir que tenga que evitar todas sus comidas preferidas en estas fiestas. Con un poco de información y creatividad, puede disfrutar de la mayoría de los alimentos que le gustan. Descubrirá que aún puede participar en las festividades navideñas y ocuparse de su salud a la vez.

A continuación le ofrecemos algunos consejos fáciles de seguir para pasar la temporada de fiestas y mantener bajos sus niveles de colesterol:

Pavo:

  • Sea más listo que el ave. Busque las partes de carne más claras; tienen menos calorías y menos grasa que las partes más oscuras. Otra forma de reducir el consumo de grasas es sacándole la piel.
  • Preste atención a las salsas. El pavo normalmente se acompaña con una salsa, que puede agregar un poco de grasa extra. Limite la salsa a una cucharada, y no la use en otros alimentos como relleno.

Relleno:

  • Júzguelo por la apariencia. Si el relleno consta de carnes con contenido graso como salchichas y cerdo, tiene un aspecto grasoso o está hecho con pan blanco o rollitos dulces, lo mejor sería hacerlo a un lado. Las mejores opciones serían rellenos que contengan cereales o pan de maíz, carne magra o sin carne, frutos secos (como almendras y nueces) y muchas verduras y frutas.

Guisos:

  • Qué tienen. Los guisos de las fiestas tienen mucha grasa, azúcar y sodio. Su mejor apuesta es limitarse a una pequeña cucharada de guiso y completar el resto del plato con una porción de proteína magra junto con verduras y frutas rostizadas o salteadas.

Postres:

  • Trátese bien. La mejor manera de disfrutar un dulce ocasional sin perder el control es probando uno o dos, en lugar de servirse una porción completa. Por ejemplo, sírvase un pedacito de pastel, media galleta o un pequeño cuadradito de dulce de azúcar. Busque a un amigo o familiar que cumplirá junto con usted la regla de degustaciones.

Ponche de huevo:

  • Mézclelo. Llene la copa con media medida o tres cuartos de leche con bajo contenido de grasa o leche descremada y una medida de ponche de huevo. Aún así sentirá el sabor sin todas las calorías.
  • Retire la espuma. Omita esa gran cucharada de crema batida y evite el azúcar adicional y la grasa saturada.
  • Encuentre una alternativa. Este clásico navideño tiene muchas versiones sin lácteos y con bajo contenido de grasas.

Si usted es el cocinero de la familia, consulte Consejos para cocinar de forma saludable del Departamento de Salud del Estado de New York. Encontrará consejos para ir de compras e ideas que le ayudan a reducir el colesterol en la cocina y en su mesa.



Fuentes:
WebMD
Asociación Americana del Corazón