Los exámenes de cáncer de colon salvan vidas

Los exámenes de cáncer de colon salvan vidas 

El cáncer de colon es la segunda causa principal de muerte en los Estados Unidos1. Incluye otros tipos de cáncer detectados en el intestino grueso (colon) y el recto (la parte inferior del intestino grueso). El cáncer de colon a menudo comienza con un pequeño pólipo, un crecimiento anormal del tejido. Algunos pólipos pueden volverse cancerígenos si no se los extirpa.

Normalmente, el cáncer de colon no presenta síntomas, en especial en sus primeras etapas. Si se manifiestan síntomas, probablemente sean estos:

  • Sangre oscura en las heces (residuos sólidos cuando uno va al baño).
  • Cambios en los hábitos intestinales (heces blandas y frecuentes o estreñimiento).
  • Sangrado rectal.
  • Cólicos o dolores estomacales.
  • Distensión abdominal.
  • Sensación de cansancio, falta de apetito o pérdida de peso sin intentarlo.

Sin embargo, hay buenas noticias. Los índices de nuevos casos de cáncer de colon y muertes entre los adultos mayores de 50 años están disminuyendo. Uno de los principales motivos es que más personas se están haciendo exámenes de detección2. Los exámenes, que no son más que una prueba antes de que aparezcan los síntomas, ayudan a detectar los pólipos antes de que se vuelvan cancerígenos. Y si se diagnostica cáncer en su etapa temprana, el tratamiento puede tener mejores resultados.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) recomiendan que todos los hombres y las mujeres comiencen a hacerse el examen de detección de cáncer de colon a partir de los 50 años. Algunos factores de riesgo, que son hábitos o condiciones que pueden aumentar la probabilidad de tener cáncer de colon, son estos:

  • Tener antecedentes de la enfermedad en la familia.
  • Tener más de 50 años.
  • Beber demasiado alcohol.
  • Tener sobrepeso.
  • No realizar actividad física.
  • Fumar.

Estas son diversas maneras de realizar el examen de detección de cáncer de colon:

  • Colonoscopía, cada 10 años: una prueba en la que el médico usa un tubo delgado e iluminado para observar el tramo final del intestino grueso.
  • Sigmoidoscopía flexible, cada cinco años: una prueba mediante la cual se observa la curva en forma de S del intestino grueso.
  • Prueba de sangre oculta en heces (FOBT), todos los años: una prueba para detectar sangre en las heces.
  • Prueba inmunoquímica fecal (FIT), todos los años: una prueba mediante la cual se observa si hay un tipo específico de sangre en las heces y que ayuda a identificar si una persona tiene pólipos en el colon.

Hable con su médico sobre qué examen en el más adecuado para usted.



Fuentes:
1 Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades
2 Departamento de Salud y Servicios Sociales de EE. UU.